sábado, 8 de julio de 2017

José Antonio Ortiz Ruda, "condenado a muerte"




Buenos días: Les presento al ‘condenado a muerte’ por el departamento de Farmacia del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Tan duro como suena, en el día de ayer me denegaron la administración de un medicamento para seguir luchando contra el "cáncer de colon "que padezco, el cual, sí autorizan su administración en Hospital Virgen Macarena de Sevilla.
Que sepan ustedes que hay tratamiento preferente para las personas que les corresponda uno u otro hospital. Sé que saldrá a colación que si recortes, que si no sé que político......pues no señores, depende donde les toque jugar, así lo sentencian antes o después. Ya empiezo a experimentar lo que es estar en ‘pasillo o corredor de la muerte’. Gracias a todos.

          El anterior texto, publicado ayer en Facebook, es de un buen amigo al que podría tildar de “hijo adoptivo” por aquello que peina, año arriba o abajo, la misma edad que mi hija. Antonio es una persona buena y simpática, que posee el tesoro de su “perpetua” Pili y dos maravillosas hijas que le hacen, junto a su Betis del alma, llevar ese cáncer de colon del que escribe, con una eterna sonrisa en sus labios.

          Él sabe bien que ante la injusticia que denuncia, un servidor, fiel discípulo de Juan el de Cartajima, no podía quedarme con los brazos cruzados, y más cuando ambos hemos pasado miles de horas felices en ese lugar “donde el viento silba nácar”.

          Aquí ya no hablamos de las desigualdades que puedan existir entre diversas Comunidades Autonómicas, sino de la desigualdad reinante en esa “ciudad, Sevilla, que se basta a sí misma”, cuna de Susana Díaz.

          Es misión de cualquier “plumilla”, que se honre en intentar serlo, el airear, a poniente y levante, toda injusticia que pueda finalizar con la esperanza de vida de cualquier persona.

          Nuestro deber, el de los amigos de Antonio, es conformar una plataforma con capacidad para llegar a visualizar las entrañas, si la tienen, de los responsables de este “crimen” si llega a producirse.

Hay que luchar, y hablar poco, para denunciar anunciando que la igualdad es un derecho que no podemos permitir que nos despojen de él.

          Os espero para intentarlo, pues en caso contrario seremos cómplices por omisión de una muerte anunciada por nuestro querido Antonio, la suya.



2 comentarios:

  1. Estamos contigo ANTONIO que hay que hacer?

    ResponderEliminar
  2. Por favor tenemos que hacer con esta injusticia tan grande, estoy para lo que haga falta.
    Animo querido amigo

    ResponderEliminar