viernes, 14 de julio de 2017

El circo de las comisiones parlamentarias





Propósito de la enmienda que me he impuesto: no pasarme la mañana escuchando y viendo la Sexta y la Cuatro en sus mediodías políticos tal como venía realizando desde años; y lo hago por pesadas, miren que no digo sectarias, sino pesadas como un rodillo en ese saltar de rana en rana un día sí y al otro también. Que ya está bien, Pepito, que tú no naciste para soportar el tercer grado de Javier, Antonio y la simpática Cristina del flequillo. Así pues, a partir de hoy, a eso de la una del mediodía bajaré a Los Rosales a tomar un aperitivo con algún que otro amigo para charlar sobre la política de fichajes, la ya cercana feria de agosto o algo que me apetezca.

Dicho lo anterior, me alegro muchísimo de haber asistido como espectador al “numerito” de marras que tuvo lugar en el Congreso de los Diputados en el día de ayer con la presencia de tres tesoreros de PP o AP, a saber: Naseiro, Sánchiz y María del Carmen Navarro. La comisión del Senado es rancho aparte, y tal vez me apetezca un día narrar alguna que otra cosilla.

La presencia de Sánchiz, tesorero del Alianza Popular hace cuarenta años, no tuvo desperdicio alguno por el hecho de intentar sus señorías investigar aquellos tiempos de maría castaña cuando no existía legalización alguna sobre el tema. Rico, simpaticón, “fiebre” de Fraga, pasota, no imputado por la justicia me hizo pasar un buen rato porque me puse de perfil irónico.

Naseiro, de mi edad y sordo como un servidor, estuvo inconmensurable cuando le advirtió a la gran bonhomía del señor Tardá que no llegaría a su edad por estar demasiado gordo y el actor Toni Cantó, en su papel de fatal inquisidor de la tercera edad, no recogerá el óscar por su mala interpretación.

María del Carmen Navarro lo dejó claro desde el primer momento: “al estar sometida a proceso judicial no contestaré a ninguna pregunta que se relaciones con ese hecho”; pues nada de nada, el inquisidor Cantó, una y otra vez, volvía a preguntar lo que le corresponde a jueces y abogados olvidando, adrede, que él es diputado, hecho que también se le olvidaba cuando jugaba a ser ácido actor.

Listos para el siguiente numerito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario