lunes, 23 de octubre de 2017

Toma ya: ¡El Senado por fin!




Cuando todo Dios, incluido el menda, se cachondeaba del trabajo de los senadores en su plácida Cámara Alta, aparece como por arte de magia la aplicación del artículo 155 de nuestra Constitución y todas las miradas, tanto nacionales como extranjeras, se vuelcan hacia el Senado como protagonista único de la puesta en marcha del citado artículo.

          El líder de “Podemos” Pablo Iglesias que se encuentra a la deriva en tan delicado momento no ha tenido más remedio que dirigirse a sus “círculos morados” para explicar, si es que puede, que postura política es la que mantiene, a saber: si está a favor del estacazo del 155 o de la declaración de República Independiente de Cataluña.

          El buen hombre, como tantos otros, está a favor del diálogo entre “besugos”, o sea, entre Puygdemont y Rajoy, hecho que ya se sabe es imposible porque ambos se enrocan en sus respetivas torres y así no hay manera alguna de ponerse de acuerdo. A pesar de ello, por lo que pueda pasarle al que ostenta coleta, ya algo manida, con Ada Colau, avisa que “el Senado apuesta por la recentralización para hacer virrey a Mariano”.

          Por otro lado el famoso escritor gallego Suso de Toro, muy cercano al Bloque Nacionalista Gallego y Bildu, ha publicado en el digital nacionalista ARA que “al régimen español no se le puede llamar fascista, pero sí antidemocrático y con vocación de totalitarismo”, por lo que, en cierto modo, habrá que estarle agradecido por habernos sacado de las botas del duce Mussolini; o sea que en nuestro páramo plurinacional se puede uno cagar en la puta madre que parió a otro y estarle de alguna forma agradecido.

          Ahora resulta que el muy honorable Puygdemont, según cuentan los chismosos del Reino y de la República, podría darse un garbeo por el Senado para explicar a sus señorías y a la ciudadanía española y extranjera ese extraño juego de distorsión del lenguaje que se trae con la DUI -Declaración Unilateral de Independencia- por lo que sería de agradecer que el cachazas de Rajoy se presentara en el Senado para mantener con él ese deseado encuentro.

          Vaya usted a saber, o no.

domingo, 22 de octubre de 2017

¿España en estado de shock?




Echenique, uno de los grandes del universo “podemita”, ha asegurado que España se encuentra, tras la ya posible y segura aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, “en estado de shock y con los pelos de punta por el Golpe de Estado anunciado por Mariano Rajoy”.

El estado de shock es una reacción emocional y fisiológica de gran intensidad ante sucesos altamente estresantes y traumáticos que o acaban de suceder o hemos conocido o procesado en ese momento. Dichas reacciones pueden incluir desde ansiedad, pérdidas de consciencia, visión en túnel, síntomas disociativos, rabia, ira, llanto, risa nerviosa, temblores, taquicardias o incluso una completa indiferencia y falta de reacción; los expertos ponen como ejemplo de “estado de shock” los efectos de una caída al suelo de una persona de avanzada edad: pues sí.

Lo más habitual es que o bien se presente un embotamiento afectivo y pérdida de habilidades cognitivas o bien una reacción histérica y/o agresiva ante el hecho; lo de los “pelos de punta” debe ser espeluznante y terrorífico, y digo que debe ser porque a un servidor por la muy escasa “mata de pelo” que posee le sería imposible de matizar.

Estado de shock, no lo sé con certeza, pudiera ser aquellos 20 primeros segundos de pólvora y plomo que pasamos los “creadores del candado del 78” ante la aparición del teniente coronel de la Guardia Civil, señor Tejero, durante el ya famoso día del 23 de Febrero de 1981; y también le pudo  ocurrir a buena parte de la población que, por si las moscas, permaneció encerrada en casa rezando, frotándose las manos o realmente preocupados; hoy me atrevería a pensar que nos faltó un par de Jordi que arengaran a las masas para tomar las armas del escrache y hacer alguno por la Carrera de San Jerónimo.

Pero como se atreve semejante parlanchín, refiriéndome estoy al señor Echenique, a afirmar que la población española ha perdido la consciencia, está poseída por la rabia, sufre de fuertes taquicardias y agudos temblores porque parece seguro que se va aplicar un antídoto constitucional contra los secesionistas catalanes a fin de terminar con la burla a la ley, a la convivencia y a una nueva clase de racismo.

Ya somos mayorcitos en edad y sabiduría.

www.josegarciaperez.es


martes, 17 de octubre de 2017

El Dinámico dúo de los Jordi




Me incorporo a duras penas porque no puedo quedar impasible ante la entrada provisional, sin fianza, en prisión de los presidentes de Òmnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana -dos asociaciones que en buena medida lleva el peso del cotarro independentista catalán- por un delito de sedición según el auto de la juez Lamela y que, si la cordura no vuelve a estas latitudes, pueden convertirse, según leo en redes sociales en los dos nuevos héroes de la posible, o no, República Catalana.

          Tanto poderío tienen ambas asociaciones que no debemos olvidar que Carmen Forcadell, actual Presidenta del Parlament, fue aupada a tan alta responsabilidad gracias a los servicios prestados en la ANC cuando ejerció de presidenta de ella ofreciendo los trapos de matar a Jordi Sánchez.

Es conveniente saber que el delito de sedición se regula en el artículo 544 y siguientes del Código Penal, y castiga con penas de hasta 15 años de cárcel a quienes “se alcen pública y tumultuariamente” para “impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes”, o para “impedir a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales”.

Y resulta que los Jordi, tras convocar a un buen número de ciudadanos, impidieron, mediante un cerco impresionante de miles de personas que agentes de la Guardia Civil y una secretaria judicial, obedeciendo órdenes del poder judicial, pudieran realizar su labor teniendo que salir, con peligro de sus vidas, por una azotea para introducirse en un teatro para, entre el gentío, poder respirar con cierto alivio, al tiempo que la turba la emprendía con tres coches de la Benemérita mientras Sánchez, Jordi, desde el techo de uno de los destrozados automóviles, altavoz en mano, arengaba a la muchedumbre.

Por eso, nada más que por eso, han sido condenados de forma provisional por la juez Lamela, mujer nada sospechosa de mariposear con unos y otros; ante ello cabe recurso de apelación y en poco más de una semana un tribunal formado por tres jueces, dictaminará si la citada juez tiene razón o si por el contrario los Jordi quedan en libertad; y santas pascuas.

No cabe atribuirles el honor de ser presos políticos por la sencilla razón que no son políticos, claro es que les emplazo a que lean algo del historial de Jordi Sánchez y deduzcan la solución que les parezca más oportuna.

Escrito lo cual me repliego a mis cuarteles de otoño que, por cierto, parece comenzar hoy. Y es que hasta el tiempo está loco.

www.josegarciaperez.es